Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideraremos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. 

Aceptar

Beauty Contact Medicina Estética - Santiago de Compostela - 26-27 febrero 2023
BEAUTY CONTACT BARCELONA - 9 y 10 de octubre 2022
beautymed.es > Medicina Estética > Hilos tensores

TÉCNICAS

Los hilos tensores, la revolución en medicina estética

Mejillas, óvalo facial y pómulos, los más favorecidos por la entrada de los hilos tensores en las consultas de medicina estética. Revisamos fundamentos, conceptos y evolución de una técnica con cada vez mayor uso y demanda


25/04/2019

El paso de los años hace que se pierda firmeza, tanto en el rostro como en el cuerpo. Para corregirlo, la medicina estética nos brinda diversas soluciones, como los hilos tensores que aportan a la piel un buen aspecto, libre de flacidez. Ofrece un efecto de lifting con el fin de que el rostro recupere vida y se vea más juvenil.

"Los hilos tensores han supuesto una auténtica revolución en el campo de la medicina estética, ya que hasta ahora la única forma de tratar los problemas causados por la flacidez en el óvalo facial, mejillas y pómulos era la cirugía de lifting facial", explican los responsables del centro Novo Clinic. "Sin embargo, y aunque los rellenos faciales y técnicas de rejuvenecimiento facial funcionan para muchos pacientes de forma efectiva hasta tener que recurrir a la cirugía, no todo el mundo está dispuesto a pasar por el quirófano".

Esta especialidad ya es una tendencia en sí que va madurando con el paso del tiempo y adaptándose a las necesidades reales y actuales de los pacientes.

Esta técnica, que aporta novedad en el terreno de la medicina estética, también ha tenido su evolución al paso de los años. "Los hilos tensores de hoy en día son completamente reabsorvibles y además son menos agresivos, con lo que minimizamos los efectos secundarios como los hematomas o los defectos estéticos", comenta Natividad Lorenzo, del centro que lleva su mismo nombre, en el que cuentan con el Dr. Mosteyrin en su equipo, con más de 30 años de experiencia y con un gran reconocimiento en el mundo de la medicina estética, siendo su especialidad el remodelaje facial y en especial con los hilos tensores.

Esta evolución de la técnica ha ido hacia dos líneas, tal como indica Paula Rosso, médico estético del Centro Médico Lajo Plaza. "Por un lado, en su capacidad de tracción, tenemos desde los hilos monofilamentos hasta una amplia gama de hilos con tracción mecánica, por ejemplo hilos espiculados, hilos con conos, hilos con especulas en forma de corazón, etc. y, por otro lado, cada vez hay más componentes de los hilos, por ejemplo polidioxanona, policoprolactona, ácido polilactico, etc.”.

Tendencias y tratamientos en hilos tensores

Esta especialidad ya es una tendencia en sí que va madurando con el paso del tiempo y adaptándose a las necesidades reales y actuales de los pacientes. Para Natividad Lorenzo, ahora a lo que se tiende es a personalizar el tipo de hilo que se va a utilizar en función del grado de descolgamiento de la piel del paciente. Mientras que en el centro Novo Clinic remarcan que antes se prestaba más atención a la utilización de hilos como inductores de colágeno mientras que la tendencia últimamente es hacia la tracción.

Según Paula Rosso, del Centro Médico Lajo Plaza, para contar con un servicio global, es importante que las clínicas puedan ofrecer este servicio.

Respecto a los tratamientos que se suelen emplear con esta técnica, Natividad Lorenzo explica que fundamentalmente está indicado para combatir la flacidez de la piel y los tejidos y también para redensificar la piel. Y se suele combinar con "el resurfacing facial con láser CO2, inyecciones de toxina botulínica y ácidos hialurónicos", remarcan desde el centro Novo Clinic.

Qué protocolos de actuación se utilizan

En el Centro Médico Lajo Plaza, siempre que analizan a una paciente, primero, reposicionan la zona media del rostro que afecta el tercio inferior indirectamente y luego valoran si necesitan hacer un tratamiento en tercio inferior con hilos. "Dependiendo del grado de flaccidez valoramos el tipo de hilo a poner y los resultados se pueden apreciar al momento, pero se potencian en el transcurso de los meses por el aumento en la producción de colágeno", remarca Paula Rosso.

Mientras que Natividad Lorenzo explica que para los casos más moderados de descolgamiento, en el centro utilizan hilos PDO en cara y cuello, cuyos efectos duran más o menos un año. "Para los casos más avanzados utilizamos los hilos Siluette, que son más gruesos con una duración aproximada de un año y medio".

En Novo Clinic utilizan varios tipos de hilos tensores (mono o multifilamento, espiculados, con conos...) y se escogen según diversos factores como la zona a tratar, el grosor de la piel y el grado de tensión que es necesario generar. Mediante una técnica conocida como Netting, se insertan de forma entrecruzada en el tejido celular subcutáneo creando una especia de 'malla' de tensión que estimulará el colágeno en su proceso de absorción y que actuará como un 'freno' al desplazamiento o caída de los tejidos donde se insertan.

"Para que el resultado sea óptimo es importante que el profesional médico tenga los adecuados conocimientos anatómicos y experiencia, ya que para obtener un tensionado perfecto; hay que partir de una planificación adecuada del tratamiento", explican sus profesionales. Realizan una especie de 'mapa', dibujado con líneas un esquema personalizado sobre el rostro del paciente. "Es sobre este esquema de líneas, que posteriormente 'recorreremos' con los 'hilos' para lograr el efecto tensor deseado".

Los hilos tensores, tratamiento de referencia en las clínicas de medicina estética

Para contar con un servicio global, es importante que las clínicas puedan ofrecer este servicio. Así lo cree Paula Rosso, médico estético del Centro Médico Lajo Plaza. "Porque es vital tener tratamientos estimuladores del colágeno que no generen nada de volumen y que sean realmente efectivos como son los hilos. Son una herramienta muy útil y por otro lado versátil, ya que se aplican en muchísimas zonas faciales y corporales".

También lo afirma Natividad Lorenzo porque cree que "necesitamos el mayor número de herramientas que nos ayuden a tener un aspecto más saludable y retrasar los signos de envejecimiento en la cara con el menor número de efectos secundarios".

Natividad Lorenzo explica que para los casos más moderados de descolgamiento, en su centro utilizan hilos PDO en cara y cuello, cuyos efectos duran más o menos un año.

Y con el ritmo de vida tan ajetreado que llevamos, "en la actualidad se demandan cada vez más tratamientos poco invasivos y que te permitan incorporarte a la rutina de forma prácticamente inmediata. Este tipo de tratamientos, conocidos comúnmente como lifting sin cirugía, ofrecen resultados óptimos con un alto grado de satisfacción de los pacientes, que vienen a nuestra consulta preocupados por su aspecto pero quieren evitar a toda costa el bisturí", destacan los profesionales de Novo Clinic. Explican que el tratamiento tiene una duración de menos de 1 hora, y los resultados se mantienen entre 12 a 18 meses.

 
Más información

  • Comparte este artículo
  • Enviar a un amigo
  • Compartir en WhatsApp
Beauty Contact Medicina Estética - Santiago de Compostela - 26-27 febrero 2023

 

Beauty Contact Medicina Estética - Santiago de Compostela - 26-27 febrero 2023
Súscríbete al newsletter de beautymarket.es

Anuncios de empresa

ad
Hera de Unión Láser llega para remodelar el cuerpo, reducir tejido adiposo localizado, reafirmar la piel y dar volumen a los músculos. Una terapia no invasiva con resultados visibles en muy pocas sesiones. Y además... ¡Manos libres!
ad
Wonder es líder en aparatología de tecnología española que genera músculo y quema grasa. Presente en clínicas estéticas de más de 42 países.
BEAUTY CONTACT BARCELONA - 9 y 10 de octubre 2022
BEWELLTY, el nuevo portal de belleza profesional que informa al consumidor final